El Bailecito
El Caramba
El Chotis de Amalia
El Cuando
El Ecuador
El Escondido
El Gato
El Gato Polqueado
El Gauchito
El Gauchito Cuyano
El Pajarillo
El Remedio
El Remedio Atamisq.
El Triunfo
El Tunante
El Tunante Catamar.
La Arunguita
La Calandria
La Chacarera
La Chacarera Doble
La Lorencita
La Mariquita
La Ranchera
La Remesura
Los Aires
El Gato

EL GATO

Tan vieja como la patria su nombre fue el de perdiz, después Gatito Mis Mis, y Gato al fin, simplemente ... y así corrió cual vertiente por nuestro país.

Danza de toda la republica es el Gato. Aparece en el escenario rioplatense alrededor del año 1820. Es sumamente vivaz y picaresco. La versión norteña consta de cuatro compases menos, desde la vos ¡Adentro!, hasta antes de comenzar el primer zapateo, y tiene un aire muy especial que le da el clima de la zona en que se desarrolla. Hasta en la actualidad, junto a la Zamba y La Chacarera, es uno de los preferidos de los criollos norteños. Se lo denomino en la antigüedad de diversas maneras. Por ejemplo Cielito o Bailecito, por lo de "bailecitos de la tierra", como se designaban a todos los ritmos campesinos. Tuvo también otros rótulos, derivados de una de las antiguas coplas. Lo de gato Mis-Mis y Perdiz. Dice la antigua copla:

Vuela la infeliz madre,
vuela la perdiz,
que se la lleva el gato,
el gato Mis-Mis.

CLASIFICACIÓN

Esta incluida dentro del núcleo de las danzas de pareja suelta independiente y su carácter es muy picaresco.

HISTORIA

Posiblemente el gato apareció como una de las primeras expresiones criollas en la zona del Río de la Plata alrededor del año 1800. Carlos Vega sostiene que puede afirmarse que el gato se bailó a comienzos de 1820.
El primitivo Gato, al que yo denomino Gato-Madre es el que aparece en la campaña bonaerense a principios del siglo diecinueve. Se extiende por toda la zona pampeana desde el río Colorado hacia el norte, internándose en el sur de Santa Fe, Entre Ríos, San Luis y Córdoba. En esta provincia adquiere una forma musical muy propia plena de simpatía y optimismo. Se bailaba en las estancias y en las reuniones campesinas de sus puestos. Este Gato-Madre, pese a su tono picaresco, posee cierta melancolía impuesta por la inmensidad del desierto pampeano a treves del tono menor que prevalece en su música. En su marcha ascendente, lenta pero firme, se interna en toda la zona de cuyo, donde cambia su carácter musical, mayorizándose. Pero siempre se baila con dos giros, (giro y contragiro). Sus letras son mas traviesas e intencionadas, dejando atrás el modo inocente que arriba del desierto pampeano. El Gato siempre triunfante, nose detiene y se introduce en Chile y posiblemente haya llegado hasta Perú. En su marcha constante, las carretas lo llevan hasta las extensa zona del Gran Tucumán, como se denominaba a las provincias norteñas, y allí se afinca para siempre. Clava sus anclas. Nuevamente la influencia del clima le da cierta transformación que lo identifica y le da caracteres propios. El Gato norteño es alegre y se reduce a cuatro compases menos. Se baila con un giro, únicamente.
Los gatos siempre fueron cantados, con exclusividad los zapateos de ocho compases. En la región pampeana por una vos con acompañamiento de guitarras. En Cuyo con los mismos instrumentos pero cantado en dúo. En el norte, indistintamente, pero incorporando otros instrumentos musicales como el arpa y el bombo autóctono. Mas tarde el violín y ya comenzado el siglo veinte el bandoleón. Este Gato norteño es mas ágil que sus hermanos sureños, cordobeses y cuyanos. Sus zapateos son mas enérgicos que los de sus predecesores. Los santiagueños saben cantar ciertas letras en idioma quechua y a veces mezclados con el castellano. Otra costumbre posterior es la de cantar los zapateos.
El primitivo Gato sufrió notables variantes a través de los años. El Gato-Madre, consta de vuelta entera, giro, contragiro, zapateo, media vuelta y giro final. Según Carlos Vega hubo un gato que lo precedió de cuatro esquinas. En la provincia de Buenos Aires, tubo diversas variantes, a saber:1°)el Gato con relaciones, en cierta forma parecido a los Aires, que seguramente fue el predecesor del Gato Madre, aquel de las cuatro esquinas, con cambio de nombre. En algunas zonas de Salta aun se lo denomina Gato a los Aires. El gato con Relaciones se baila de la siguiente manera: vuelta entera, giro, contragiro, zapateo. Al finalizar esta ultima figura se detiene la música. Es el momento indicado para que el gaucho diga su relación. De inmediato el músico indica: ¡vuelta!, y continua la música, donde se realiza media vuelta y el segundo zapateo. Nuevamente calla la música. Entonces la china responde su relación. El músico indica ordenando ¡Ahura! Y se efectuad el giro final. Si se baila de cuatro, "en cuarto", como decida don Andrés Chazarreta, en la segunda del baile le corresponde decir las relaciones a la pareja restante. En casos muy especiales, cuando se interpretaba de una sola pareja, la misma protagonizaba dos veces las relaciones. Esta era una costumbre muy arraigada en las campañas bonaerense y en el gaucho porteño. 2°) El gato polqueado. Se baila de dos parejas y tenía la medida ya descripta del Gato-Madre. No contenía ritmo de polca. Era simplemente un gato de doble giro y los zapateos comunes de esta danza. Se le llamaba polqueado por que las parejas se tomaban los brazos en la vueltas y giros.
El Gato-Madre se bailo generalmente de dos parejas, no dejando de ser por ello Independiente. En el libro Las Danzas Populares Argentina de Carlos Vega, editado por el Ministerio de Educación de la Nación por intermedio del Instituto de Musicología, en la pagina 545 se trencribe un cuadro con firma ilegible.¿Sutz?. Titulado "El Gato. Baile en un rancho. Provincia de Córdoba". Hacia 1860. se observa una pareja y un gaucho guitarrista. Una copla muy antigua, heredadas de mis tatarabuelos, que eran auténticos gauchos, dice:

Pa´ bailar el gato
hace falta cuatro
dos mozas bonitas
y dos hombres guapos.

En el mencionado libro de Carlos Vega figuran una gran cantidad de testimonios históricos que documentan que el Gato es baile de toda la Argentina civilizada, y que se practico que entusiastamente en Chile y Perú y llego hasta México.
El Gato es una danza de las clases cultas, de los salones provincianos y del gaucho de todo el país.
El músico violinista Ventura R. Lynch publico en 1833 su libro "La provincia de Buenos Aires hasta la definición de la cuestión capital de la republica", que preparo y documento en la década anterior. Expresa "Creo que no existirá un gaucho que no sepa por lo menos rascar un gato".
La introducción, por lo común en Gatos de un solo giro es de 8 compases. En los de doble giro, especialmente los cuyanos, los antiguos de Córdoba y de las provincia de Buenos Aires, suelen contar con 16 compases.